En algunos países latinoamericanos ya se despenalizó el cannabis, tanto para el cultivo, su uso medicinal y también, en otros casos, para la recreación. Perú fue el último país que aprobó la despenalización.

En octubre del 2016 recibió su personalidad jurídica la Asociación de Medicina Natural que actualmente trabaja en un proyecto de ley para despenalizar el consumo de la marihuana en Bolivia. Las personas de esa organización reconocen que son consumidores, además, indican que trabajan con pacientes que requieren aceite u otros derivados del cannabis. La asociación fue creada con una razón social enfocada a la distribución de plantas medicinales legales.

Pao (resguardamos su identidad), es una de las representantes de la asociación, ella hace yoga y trabaja con ejercicios de meditación, consume marihuana hace tres años. "En mi familia el tema es complejo, ellos no saben que yo consumo, porque teníamos un familiar que cayó en las drogas y terminó en situación de calle, pero no fue por la marihuana", explica la joven.

 A Pao le cuesta pronunciar la palabra marihuana, indica que es por el prejuicio que se creó alrededor de esta planta. 

"Hay un prejuicio de las personas que satanizaron al cannabis, no es fácil hablar de marihuana sin que empiecen a generar conceptos equívocos de vos", dice.

 Organizados. Pao cuenta que ella ingresó a la asociación hace dos años y que se encargó de impulsar la legalización de la organización.

"En la asociación trabajamos con personas que necesitan productos de muchas plantas entre ellas la marihuana, hay pacientes que requieren el aceite y la verdad es que por la penalización no es fácil salir de la clandestinidad", señala.

Otro de los representantes de la asociación es León, él fue el fundador. 

"Somos más de 60 personas afiliadas, pero entre los activos hay como unos 30, hay de todo, tenemos médicos, investigadores, personas que estudian los beneficios de las plantas medicinales", señala.

Legalización. En muchos países de Latinoamérica ya se ha legalizado la producción, la comercialización y el consumo de la marihuana, tanto para uso medicinal como para recreativo, ante ese contexto León indica que su Asociación apuesta por la despenalización para su uso medicinal y no así para su uso legal.

"La despenalización para uso recreativo no la apoyaríamos jamás, nosotros somos conscientes de que hay muchas personas que ahora mismo están sufriendo y necesitan que se legalice la marihuana para su uso medicinal", expresó.

Según León, se tiene que trabajar en la cultura del cannabis y no en la promoción de su uso para recreación. 

"Hay una gran diferencia entre fumar y no saber por qué lo haces, que conocer sobre el cannabis", señaló.

"Actualmente en nuestro país la cultura está muy mezclada con la recreación, no hay verdaderos productores, ni los que cultivan saben cuáles son las clasificaciones de la marihuana, en este momento nos están vendiendo cualquier cosa, hay gente que se está enfermando de los pulmones por la mala calidad del producto, lo cual cambiaría si es que se llega a despenalizar. Lamentablemente tenemos que luchar contra una cadena de mentiras bien estructuradas que nos han impuesto hace más de cien años", puntualizó.

Para Pao, la despenalización de la marihuana acabaría con el mercado negro. "Una vez que se legalice el cannabis, se va a acabar el mercado negro, los índices de consumo de cocaína y otras drogas duras se va a reducir, además, hay que tomar en cuenta que los países que despenalizaron el cannabis tuvieron un importante crecimiento económico, hay muchos intereses en juego, el de la industria farmacéutica, el de algunos médicos, entre otros", expresó.

También dijo que en este momento no se está haciendo un estudio serio sobre los grandes beneficios que hay en una sola planta.

Activismo no. Ni León, ni Pao consideran que el activismo pueda lograr la despenalización.

"Nosotros no vamos a entrar en ese círculo, no vamos a arriesgar a nuestros asociados. El activismo no es el camino, más bien tenemos que reunirnos con los representantes del gobierno para explicarles cómo nos puede beneficiar la despenalización del cannabis", dijo Pao.

"Tenemos que ser serios, plantear un debate real, en este momento la Ley 1008 es obsoleta, es una norma que solo sirve para meter a la gente a la cárcel, nada más. En este momento hay más consumidores en la cárcel que narcotraficantes", puntualiza.

Riesgos. León y Pao son conscientes del riesgo que corren con su actividad. León tiene pacientes que visita y les provee marihuana, es lo que se conoce como un "dealer".

"Nosotros trabajamos con cierto riesgo, pero lo asumimos, yo tengo que mantener el flujo entre mis pacientes, dentro de la asociación hay médicos y también personas que conocen qué cepa es efectiva para cierto tipo de patologías", señala.

"Hay drogas que de verdad son dañinas y no hay esa satanización como la hay con la marihuana. En este momento hay muchas personas que lo consumen pero que no lo dicen, incluso hay políticos que consumen y nosotros sabemos quiénes son, ojalá en el momento de debatir la legalización no sean los primeros en oponerse", manifestó Pao.

También indicó que ellos no cultivan la planta. "No podríamos, porque si te encuentran con una sola plantita en tu casa, te meten preso, entonces tenemos que recurrir a terceras personas para que nos la provea", cuenta Pao.

El camino. Los países con los que limita Bolivia han asumido legislaciones sobre la despenalización de la marihuana, para Pao esa situación es positiva porque hace que la corriente siga creciendo.

"Creo que se debe aprender de la mente abierta de los políticos de esos países, pero también de la mente abierta de la sociedad, yo sé que siempre va a haber gente que se oponga a la despenalización, sin embargo, tenemos que avanzar, tenemos que plantear muy bien los beneficios", sostiene.

León por su parte cree que en caso de aprobarse una legislación en Bolivia, esta tiene que estar elaborada de acuerdo a la realidad del país.

"Cada nación es diferente, Chile, Uruguay, Argentina son países distintos al nuestro, lo que tenemos que hacer es crear una ley ajustada a nuestra realidad. Chile impulsó la ley a partir de la necesidad de muchos enfermos que iban presos por consumir marihuana, mientras que en Uruguay fue el gobierno el que asumió el desafío de regular tanto la producción como la venta, entonces, ¿hacia dónde vamos nosotros?, hay que plantearlo bien", recomienda.

"Sabemos que no será fácil, se han tejido muchas mentiras con relación a esta planta, por ejemplo, dicen que la marihuana te lleva a otras drogas, eso es mentira, no lo pueden comprobar, es momento de abrir la mente, de entender que muchas personas necesitan de esta planta y no pueden acceder a ella", expresa Pao.

Finalmente León, insiste en que el proceso de despenalización tiene que estar acompañado de un cambio cultural para el uso adecuado del cannabis.

Existen diferentes clasificaciones de cannabis 

La investigadora Jane Ghaly manifiesta que "las semillas de cannabis o cogollos son generalmente clasificados en dos grupos – indica y sativa". 

Explica que cada tipo tiene diferentes características físicas y proporcionan diferentes efectos. "Cuando comenzamos a combinar genéticamente las características de los diferentes tipos, terminamos con una híbrida", señala.

"Nosotros normalmente asociamos las cepas indicas con efectos sedativos más relajantes", agrega.

"Estas normalmente hacen que el cuerpo se sienta muy pesado, como si quisieras volverte parte del mueble o la cama. Por esta razón, las cepas indicas son usadas para medicar cosas como el dolor y el insomnio", añade la investigadora en un artículo publicado en la página web weedseedshop.com.

'La Ley 1008 es obsoleta, solo sirve para meter gente a la cárcel. Es increíble que en la cárcel hay más consumidores que narcotraficantes'.

'La marihuana no es una droga, es natural, y hay muchas personas que están siendo privadas de sus beneficios medicinales'.

Fuente: https://www.eldia.com.bo/index.php?cat=1&pla=3&id_articulo=240424

Comentarios

23,37 ms