La administración de marihuana medicinal en los grupos etarios más jóvenes, sigue causando mucha polémica, si bien parece demostrar efectividad en el tratamiento de una cantidad de síntomas de algunas patologías, en las cuales otros fármacos no han mostrado gran eficacia para aliviarlos.

Un estudio que avala el uso de la marihuana

Según un nuevo estudio que ha sido publicado recientemente en la revista Pediatrics, la marihuana medicinal demuestra eficacia en el tratamiento de las convulsiones y las náuseas inducidas por la quimioterapia en pacientes de escasa edad.

El grupo de científicos realizó un metanálisis, en base a la revisión de 22 estudios sobre el uso de la marihuana medicinal en niños y adolescentes para llegar a esta conclusión.

De la gran cantidad de compuestos químicos que componen la cannabis, los investigadores determinaron que dos cannabinoides, el tetrahidrocannabinol (THC), el más abundante de ellos, mejoró las náuseas y los vómitos en pacientes jóvenes con tratamiento quimioterápico. Por su parte, el cannabidiol (CBD) demostró un efecto atenuante sobre las convulsiones.

Algunos defensores del uso de cannabis medicinal, como Paul Armentano, subdirector de la National Organization for the Reform of Marijuana Laws (NORML), han elogiado de manera entusiasta estos resultados, especialmente en aquellos casos en que los niños no han evidenciado respuestas satisfactorias a otros tratamientos convencionales: “Los resultados en el mundo real de estos programas indican que los cannabinoides pueden desempeñar un papel en la atención pediátrica, particularmente en el tratamiento de las convulsiones potencialmente mortales, y que pueden hacerlo de una manera que a veces es más segura y más efectiva que los tratamientos convencionales. ”

El tratamiento no es aplicable a todas las patologías

Aunque el tratamiento utilizando marihuana medicinal para algunos cuadros parece prometedor, el análisis ha concluido que existe poca evidencia para apoyar su efectividad en el tratamiento de una amplia gama de otras patologías en la población infanto-juvenil.

El grupo que realizó el estudio no encontró suficiente apoyo para los beneficios de la marihuana medicinal en el dolor neuropático, el trastorno de estrés postraumático o el síndrome de Tourette en pacientes jóvenes.

Otras organizaciones de salud ya han emitido advertencias sobre el uso de marihuana medicinal (y en especial sobre la marihuana recreativa) en niños y adolescentes debido a los riesgos que representa.

Contraindicaciones de la medicación

La American Academy of Pediatrics (AAP, por sus siglas en inglés) ha advertido a los padres sobre los peligrosos efectos del uso de la marihuana en este grupo etario, que incluyen el debilitamiento del control de las capacidades motrices y la memoria, así como alteraciones a nivel de salud mental, incluida la depresión.

Según el autor principal de estudio, el Dr. Shane Shucheng Wong del departamento de psiquiatría de Harvard: “Nuestra investigación respalda las preocupaciones de AAP de que el cannabis puede ser dañino para los cerebros de los niños”. “Los estudios de niños y adolescentes que usan cannabis recreativo, particularmente el uso frecuente de cannabis de alta potencia durante períodos más largos, sugieren efectos negativos sobre el aprendizaje, la memoria, la atención y la capacidad para resolver problemas“.

Por lo tanto, la dosificación apropiada de marihuana medicinal es un tema crítico en aquellos pacientes más jóvenes.

Indicación: uso cuidadoso

Actualmente existen dos cannabinoides sintéticos que están aprobados por la FDA con uso medicinal: dronabinol y nabilone, cuyo uso está indicado para tratar las náuseas y los vómitos tanto en niños como en adultos, reconocidos y aprobados por la AAP para su tratamiento.

“Las directrices de la academia también reconocen que el cannabis puede ser una opción para las afecciones debilitantes, que incluye las convulsiones de las afecciones epilépticas“, según manifestó Wong.

Los investigadores advierten que el uso de estos fármacos en los casos pediátricos debe ser muy bien estudiado, dado la potencialidad de los efectos psicoactivos reconocidos de estas sustancias.

El cannabis de origen natural que comúnmente se fuma o utiliza como vapor varía en cuanto a su composición química y potencia varían según el tipo de cepa del cual provenga la planta.

Para poder garantizar la supervisión efectiva y el uso adecuado de la cannabis medicinal, todos aquellos estados que cuentan con estos programas requieren la utilización de formularios de consentimiento que debe ser llenado por un tutor legal y un médico para dar acceso a los niños a este tipo de fármacos.

Según las leyes de los estados, en algunos, se requiere que sea el tutor quien controle la dosis y la frecuencia de uso, pero otros carecen de esta exigencia.

Como una salvaguarda adicional, en algunos estados se exige que dos médicos firmen la autorización para que menor haga uso de la marihuana medicinal.

Fuente: https://nacioncannabis.com/la-marihuana-medicinal-puede-disminuir-las-nauseas-convulsiones-pacientes-infantiles/


Comentarios

23,07 ms